Conflicto en Barro Blanco atenta contra principios constitucionales

22 junio 2015

La intransigencia que mantienen unos grupos en torno a la construcción del proyecto hidroeléctrico de Barro Blanco, ha degenerado en enfrentamientos lamentables y demandas irrespetuosas hacia la máxima autoridad.

Rechazamos el uso de medidas anárquicas para imponer posturas, alejadas de los principios de legalidad y de la pacífica convivencia que debe existir en nuestra sociedad. El cierre de la vía interamericana que se prolongó durante la jornada del pasado jueves, representó afectaciones irrecuperables en bienestar, competitividad y productividad para quienes transitan por esta ruta, incluyendo estudiantes, productores y trabajadores.

Es inaceptable que se permita a estas agrupaciones que secuestren la entrada del proyecto, siendo propiedad privada, impidiendo a los colaboradores ingresar a sus puestos de trabajo.

Para superar esta crisis las autoridades deben hacer cumplir la Ley y velar por que se respeten las garantías constitucionales, como son la libertad de tránsito y el uso y disfrute de la propiedad privada. Incumplir lo pactado, cancelar una obra que reporta un 95% de avance u otras opciones como la nacionalización, es peligroso tanto para el perímetro de la obra como para la seguridad jurídica de las inversiones de nuestro país.

Teniendo un plan de inversión pública ambicioso, que requiere de la participación del sector privado, es obligatorio tener un ambiente atractivo para inversionistas y entidades financieras. La demanda energética supera la oferta actual y las licitaciones para lograr que esta brecha se cierre estarán en riesgo si se mantienen los criterios de esta crisis, poniendo en riesgo el crecimiento económico.

Apelamos a que se logren con prontitud los acuerdos que permitan que los concesionarios, que tienen los mecanismos para brindar apoyo a la comunidad, culmine el proyecto para el beneficio de todos.

Estímulo al sector turismo produciría un cambio de ritmo necesario.

15 junio 2015

Los niveles de crecimiento que ha mantenido nuestra economía en los últimos 10 años, lograron un nivel de confianza que atrajo grandes flujos de capitales de inversionistas que vieron un potencial en el país, incrementando la actividad económica en general. Esto, conllevó el desarrollo de nuevos negocios e infraestructura en sectores como hoteles, restaurantes, centros comerciales, comercio al por menor, edificios comerciales y otras actividades, generando un exceso en la oferta disponible de bienes y servicios.

Vemos con preocupación que esa sobreoferta está persiguiendo el dólar que, con anterioridad se distribuía en una menor cantidad de comercios, mientras la entrada de visitantes no crece al mismo ritmo. Este exceso de competencia ha producido una disminución en las ventas de los comercios y otros indicadores de económicos.

Para resolver estos desajustes temporales que generan una percepción negativa en torno al desempeño de la economía, aumentar la demanda para estos negocios y producir un cambio de ritmo significativo, hemos recomendado al Presidente de la República que ejecute, a través de su administración, un programa de estímulo en los rubros que producen mayor derrama económica, especialmente en el sector turismo por el impacto que tiene en otros sectores.

Para ello, consideramos importante realizar, con la mayor prontitud posible, una fuerte inversión en campañas de promoción, cónsonas con el reto actual, para incrementar la afluencia de visitantes. Sin embargo, esto debe realizarse de una manera segmentada, como nos lo comentó el presidente Varela cuando nos reunimos en marzo pasado, de manera que sea una iniciativa efectiva que rinda beneficios en el corto y mediano plazo.

Igualmente necesario, es tomar acciones que permitan la culminación de la construcción del Centro de Convenciones ubicado en Amador. Entretanto esto sucede, exhortamos a las autoridades a ejecutar el presupuesto de inversión de la Autoridad de Turismo de Panamá y realizar las licitaciones que concreten la contratación de publicidad.

Reiteramos la disposición de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá para apoyar las iniciativas que lleven adelante las autoridades gubernamentales para lograr que el desarrollo del país permeé a todos por igual.

Administración de justicia

8 junio 2015

Superar la crisis institucional y moral que atraviesa nuestro país es una responsabilidad con la cual tenemos que estar comprometidos autoridades, partidos políticos, empresarios, trabajadores, sociedad civil, y el resto de las fuerzas vivas. Nos encontramos ante una sociedad urgida a recuperar la confianza y la credibilidad en las instituciones, así como en que prevalezca el principio de legalidad.

En la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá reconocemos que, como lo ha reclamado la opinión pública, en los últimos meses el Ministerio Público y la Contraloría General de la República, en conjunto con otras entidades dedicadas a velar por la transparencia, han actuado con determinación, a fin de deslindar responsabilidades y recuperar los fondos del Estado malversados.

Apelamos a que estas investigaciones se lleven adelante de manera objetiva, en estricto apego al Estado de Derecho, respetando la presunción de inocencia y las garantías fundamentales de los indagados para no viciar el proceso, de manera que se castigue ejemplarmente a quienes se aprovecharan e hicieran un mal manejo de los bienes del Estado.

No obstante, nuestro sistema de justicia necesita una reforma integral que garantice su independencia, de manera que se adelanten investigaciones sin el silencioso consentimiento que hemos visto en las pasadas administraciones. Recordemos que, de cara a la implementación del sistema penal acusatorio en el resto del país, también requiere una autonomía presupuestaria para lograr que sea eficiente y justo.

Los ciudadanos esperamos que los gobernantes no crean que un voto favorable es el equivalente a un cheque en blanco, sino que tengan la voluntad política de erradicar del sistema la corrupción, respetar la Constitución Nacional y las legislaciones vigentes, administrando la cosa pública como un buen padre de familia.

Insistimos en que en la medida que mantengamos un ambiente en el que impere la correcta administración de la justicia, el diálogo y la institucionalidad, lograremos atraer a inversionistas serios, responsables y honestos, como es el actuar de los empresarios que estamos llamados a dignificar nuestro compromiso de hacer cada día más grande a Panamá, generando empleos y persiguiendo la anhelada equidad.

Debe recibir más quien más se esmera

1 junio 2015

Con la instalación de la mesa de revisión del salario mínimo, donde participan los gremios empresariales y trabajadores con la mediación del sector gubernamental, se inicia un proceso que aspiramos se realice en apego al espíritu para el cual se estableció esta disposición.

Para la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá es muy importante destacar el rol mediador que debe asumir el Gobierno en esta materia, apuntando a que los actores logren un acuerdo que considere indicadores económicos, sociales y de productividad, a fin de evitar efectos inflacionarios. Somos muy insistentes en esto debido a que, anteriormente, se han presentado propuestas irreales, aprovechando que las autoridades mantenían intereses políticos, que no es la intención de la Ley ni el propósito solidario de una sociedad con principios legales de justicia y equidad.

Aspiramos que, tal como lo manifestara la viceministra de Trabajo y Desarrollo Laboral hace algunas semanas, las partes involucradas logremos ponernos “de acuerdo en lo que necesita ganar un panameño para vivir dignamente pero también, cuán productivo es su trabajo”.

El sector empresarial trabaja día a día, de la mano de los trabajadores, para tener un país donde exista capacidad de superación y justicia social para los ciudadanos, donde haya oportunidades de prosperidad para todos. Sin embargo, también somos firmes creyentes que una revisión periódica del salario mínimo debe promover la productividad, reconociendo un mejor ingreso al que se esmera y contribuye con la excelencia.

Tenemos un firme compromiso con la seguridad alimentaria nacional

25 mayo 2015

En la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá estamos firmemente comprometidos con el rescate del sector agropecuario como herramienta fundamental para garantizar la seguridad alimentaria del país. Por esta razón, remitimos la semana pasada al ministro de Desarrollo Agropecuario, Jorge Arango, consideraciones sobre el restablecimiento de los aranceles, reiterando nuestra posición en torno a la modificación de la Ley de la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (AUPSA) y recomendando adecuaciones al Instituto de Mercadeo Agropecuario (IMA).

Convencidos de que la misión del IMA debe retornar al espíritu para el cual se creó, sugerimos la revisión de la legislación base, de manera que se eliminen de sus funciones la realización de importaciones directas de productos agropecuarios, la participación en la comercialización de estos y la definición de precios de mercado, pues ello representa una competencia desleal para los productores nacionales. Este instituto debe tener como meta primordial que la comercialización y el mercadeo de la producción agropecuaria panameña pueda integrarse y enfrentar los retos que representan los acuerdos comerciales y la apertura de mercados internacionales.

Con respecto a los cambios que pretende realizar el Proyecto de Ley  No. 188, que modifica artículos relacionados a la AUPSA, reiteramos nuestro desacuerdo con sus artículo 2 y 4, que modifican, respectivamente, el artículo 5 y 53 del Decreto de Ley 11 de 2006, por las implicaciones que tendría sobre los acuerdos internacionales pactados. Insistimos en que esta Autoridad debe enfocarse en aspectos científicos, velar por la inocuidad de los alimentos importados y la respectiva protección de la flora y fauna nacional.

El gremio reitera su disposición a participar en las discusiones de los temas relativos al sector, por la preocupación genuina que mantenemos en resolver la situación de la agroindustria, sin afectar otros actores de la economía.

Panamá, punto de encuentro para Iberoamérica

18 mayo 2015

Engalanados en la celebración de nuestro primer Centenario, convertimos a Panamá, nuevamente, en punto de encuentro internacional para el análisis de tendencias e intercambio de criterios al más alto nivel empresarial.

Esta semana, recibimos a líderes empresariales de 23 países de América y la península Ibérica, para debatir sobre temas económicos y comerciales, como orgullosos anfitriones de la reunión del Consejo Directivo de la Asociación Iberoamericana de Cámaras de Comercio (AICO) y la Comisión Interamericana de Arbitraje Comercial (CIAC).

Las organizaciones empresariales somos promotores de las buenas prácticas de gobernabilidad corporativa entre las empresas, gobiernos y organizaciones de la sociedad, buscando ser un puente que vincule los sectores de la sociedad en pro de una nueva cultura empresarial, no sólo brindando riqueza y empleo, también siendo parte fundamental, contribuyendo a elevar el nivel de vida de nuestros ciudadanos.

SI bien las conferencias se enfocarán en las oportunidades de negocio que presenta el conglomerado de servicios logísticos para la integración de la región, punto obligado de la agenda será la ampliación del Canal de Panamá y su impacto en nuestras economías, sino también se debatirán asuntos de interés regional, como la inversión y seguridad jurídica de las mismas, que ha sido asunto de preocupación en nuestros países.

Millones de empresas de Iberoamérica estarán representadas en nuestro país, todos con el firme propósito de defender la libre empresa, fortalecer la iniciativa privada y apoyar al libre comercio con responsabilidad social, como elementos impulsores del bienestar general.

Como lo reconocieron empresarios y mandatarios durante la pasada Cumbre de las Américas, para lograr la prosperidad de nuestras naciones, es imprescindible que gobierno y empresa privada trabajen de la mano en el desarrollo de las áreas de mayor oportunidad de crecimiento.

Juventud, dinamismo, experiencia y trayectoria convergen en una institucion centenaria

11 mayo 2015

Enmarcada en la icónica celebración del primer centenario de trabajo de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, llevamos a cabo la solemne toma de posesión de la Junta Directiva 2015-2016, que está conformada por empresarios y emprendedores, todos líderes en sus respectivos sectores, que ostentan el firme compromiso de trabajar fuertemente y en equipo en beneficio del sector privado y el país, como digno relevo de la verticalidad de quienes nos precedieron.

Como lo manifestamos a las autoridades en el discurso que dio inicio a este periodo, este equipo de trabajo ya está trabajando en propuestas concretas para atender los asuntos de interés nacional. Estamos convencidos que para lograr un desarrollo integral, también es importante evitar cualquier iniciativa que ponga en riesgo los pilares de nuestra economía: el empleo, la seguridad jurídica, el respeto a la propiedad privada y la libre competencia.

Potenciar los sectores que presentan más oportunidades para sostener el crecimiento económico, es vital. Pero esto solo será posible actuando en alianza para superar aquellos obstáculos que han sido plenamente identificados en materia de capacitación, infraestructura, institucionalidad y transparencia, servicios públicos, pobreza, gobernabilidad y voluntad política.

Reiteramos nuestra disposición para trabajar de forma mancomunada en la generación de políticas públicas consensuadas, en complemento de los esfuerzos que ejecuta el Gobierno Nacional en la búsqueda de la equidad que anhelamos.

En esta gestión convergerá nuevamente la juventud, el dinamismo y la experiencia, con la tradición de una Institución centenaria, con el objetivo de mantenerla por 100 años más en el lugar que la historia la ha colocado: Baluarte y Vanguardia de la Libertad Empresarial.

Culmina una abnegada gestión celebrando 100 años de historia

11 mayo 2015

Han transcurrido 100 años desde que un grupo de comerciantes visionarios fundara la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, con la misión de estabilizar y organizar la actividad comercial que, para entonces, prometía un crecimiento vertiginoso tras la apertura del Canal y lo que representaría para el país y el mundo.

Desde entonces, y por todo un siglo, las perspectivas comerciales  han sido positivas gracias al impulso del sector privado, de la mano de una sociedad férrea en democracia y en convivencia con el resto de los sectores que la conforman.

Hoy, justo en este mes de mayo, revestido por el centenario de la Cámara, podemos decir que ese orgullo inicial con que fue fundada está perenne en el corazón nacional y se complementa con la satisfacción de otros hechos trascendentales como la ampliación de la ruta, obra a punto de culminar para dar paso a nuevas oportunidades.

En este mes, la celebración del centenario de la Cámara coincide con una nueva gestión gremial, que tomará las riendas por un período de un año, tiempo en el que le auguramos a su presidente y junta directiva, los mejores deseos de éxito.

A las juntas directivas del gremio para los períodos 2013-2015, que esta semana culminan su abnegada gestión en favor de la institución, el mayor de los agradecimientos por elevar los intereses del sector privado, sin dejar de lado el rol social. Los logros no serían posibles sin las generaciones de colaboradores que, con profesionalismo y dedicación, han conformado al equipo administrativo, junto a la fortaleza de sus membresía.

Para esta Cámara, es un privilegio reinventarse cada día, y con este aniversario, empezamos a escribir un nuevo tomo en el libro de la historia.

Administración de justicia y desarrollo del país

11 mayo 2015

La semana pasada recibimos la grata visita de la Procuradora General de la Nación, con quien abordamos diversos temas de interés, conscientes que la correcta administración de la justicia es un factor importante en el desarrollo económico, político y social de un país.

Las investigaciones de funcionarios y empresarios que se llevan adelante desde hace algunos meses, fue tema obligado. Sobre esto, nuevamente, reconocimos la labor que llevan adelante las autoridades e insistimos en que quienes resulten culpables deben  ser castigados ejemplarmente. Coincidimos en que, producto de la pérdida de confianza ciudadana y el deseo de obtener justicia, tenemos una sociedad que se apresta peligrosamente a sacar conclusiones ante las denuncias ventiladas en los medios, con lo que debemos ser cuidadosos.

Compartimos la preocupación por las actividades comerciales ilícitas y competencia desleal, por lo que vemos con buenos ojos la iniciativa legal para elevar el contrabando a un delito ordinario penal. Fundamentados en antecedentes, hemos recomendamos disminuir de 500 mil a 50 mil, la cuantía que determinaría si un caso sea competencia del Ministerio Público, con el fin de cumplir el objetivo de la normativa.

Ante la entrada en vigencia del Sistema Penal Acusatorio en la provincia de Panamá el próximo año, nos comprometimos a promover, a través de nuestro Observatorio de Seguridad Ciudadana, el conocimiento e impacto que tendrá este sistema, aspirando a un cambio cultural en las instituciones y la sociedad. Consideramos que para lograr que esta transformación derive en un sistema eficiente y justo, será necesario dotarle de los recursos, fomentar la rendición de cuentas y blindarlo contra la corrupción.

Solo con la prevalencia del imperio de la ley y la certeza del castigo, se recuperará la confianza ciudadana y tendremos un clima apropiado para las inversiones.

Acelerado debate pondría en peligro acuerdos comerciales

11 mayo 2015

Culminamos la semana pasada con un sorpresivo Proyecto de Ley No. 188, que modifica artículos relacionados a la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (AUPSA) y dicta otras disposiciones. Este proyecto fue presentado a la Asamblea Nacional el lunes 13 de abril por la Comisión de Asuntos Agropecuarios, aprobado en primer debate el 15 de abril y en segundo debate el 16 de abril, lo que evidencia la falta de consulta en el proceso, sin el oportuno análisis que un asunto con esta relevancia requiere.
Lo planteado en este prospecto de normativa, se centra únicamente en aspectos presentados por los productores, sin evaluar el efecto negativo que tendrá sobre otros sectores que no fueron participados, como: importadores de alimentos, supermercados, hoteles, franquicias, restaurantes, entre otros.
La escasa consulta de este documento, se reafirma en algunas de sus disposiciones, las cuales son medidas contrarias e incluso violatorias a lo pactado en los acuerdos comerciales con la Unión Europea, Estados Unidos y otros países, lo que podría ser objeto de demandas internacionalmente.
Los planteamientos proteccionistas de este Proyecto de Ley no solucionarán los problemas del sector agropecuario y, de restringirse las importaciones, se ocasionaría un efecto inflacionario. Insistimos en que es imperativo, entre muchas otras iniciativas, crear incentivos para que nuestros productores puedan innovar, aplicar tecnologías que les permitan ser más eficientes, para satisfacer la demanda local y garantizar seguridad alimentaria de nuestro país.
Apelamos a que este lunes, cuando se ha propuesto continuar la apresurada discusión de este Proyecto de Ley, se rectifique, a fin de brindarle a este importante tema, la oportunidad de recibir los aportes de quienes nos preocupamos genuinamente por resolver la situación de la agroindustria, sin afectar otros sectores de la economía.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.592 seguidores